Hallan linfangioma en el mesenterio del intestino en paciente pediátrico

Vacuna trae grandes avances en contra de los tumores cancerígenos
10 febrero, 2018
Avances científicos en las enfermedades hepáticas autoinmunes
12 febrero, 2018

Hallan linfangioma en el mesenterio del intestino en paciente pediátrico

A la derecha el Doctor Víctor Ortiz

Por:Belinda Z. Burgos González
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

Cirujano pediátrico asegura que se trata de un escenario clínico pediátrico raro por la localización de la masa.

La formación de higromas quísticos o lo denominado como linfangiomas continúan siendo masas del sistema linfático que rebasan lo contenido en la literatura médica.

Y es que médicos de la isla hallaron un linfangioma en un área poco común en una paciente de 15 años, que lo desarrolló en el área del mesenterio del intestino, explicó a este medio uno de los autores del caso, el doctor Víctor Ortiz, cirujano pediátrico, con práctica quirúrgica en Bayamón.

Los linfangiomas pueden originarse como quistes o tumores benignos que pueden aumentar en tamaño y ocasionar daños en órganos debido a su localización, donde las más frecuentes pueden ser el área de las áxilas, cuello o torax.

El mesenterio se trata del recubrimiento de la cavidad abdominal que resguarda el intestino delgado y grueso y mantiene dichos órganos en su lugar.

“El mesenterio es como una sábana gruesa por donde recorren las arterias, venas y la parte linfática. El linfangioma es como la isla apartada que se ha quedado aislada del resto del sistema linfático que todos tenemos en nuestro cuerpo. Donde más común se forman estas masas en niños es en área del cuello, puede ser en la parte anterior o cuello posterior, y a veces continúa hacia el tórax (…). El tercer sitio más común es la axila y es bien raro que ocurra en un área como el mesenterio del intestino”, aseguró el especialista.

“Se resecó el mesenterio junto a parte del intestino invadida por la masa. Se hizo porque al tener el linfangioma en el mesenterio, le podría ocasionar problemas intestinales, como dolor, mala absorción, obstrucción, y otros síntomas intestinales. Siempre la solución de tratamiento es sacarlo y si se detecta la masa nuevamente, se le podría dar tratamiento médico con propranolol (bloqueador utilizado en pacientes con hipertensión arterial)”, añadió.

Finalmente, el doctor, parte del primer equipo quirúrgico que separó las primeras siamesas en Puerto Rico en el año 2010, indicó que se debe ser más “agresivo” con estos tipos de tumores benignos -que pueden desarrollarse como una malformación arteriovenosa- para evitar su crecimiento desmedido y además, estar en constante monitoreo para su detección temprana.

“Así el tratamiento será menos severo para estos pacientes”, concluyó.

No hay etiquétas para ésta entrada

Send this to a friend