"Abrazo" de esclerosis múltiple: así puede sentirse uno de los primeros síntomas de la enfermedad

Un abrazo de esclerosis múltiple puede ser un síntoma desagradable y doloroso, el cual genera presión alrededor del torso, manos o pies.

Redacción MSP

    Abrazo de esclerosis múltiple: así puede sentirse uno de los primeros síntomas de la enfermedad

    El abrazo de la esclerosis múltiple (EM) es un síntoma de la enfermedad, donde la persona experimenta dolor en el pecho, costillas o una incómoda sensación de presión alrededor del pecho o el abdomen.

    Como ocurre con muchos síntomas de la esclerosis múltiple, el abrazo puede no tener un desencadenante aparente. La medicación y el autocuidado pueden ayudar a prevenir los síntomas o reducir el dolor y las molestias cuando aparecen.

    La esclerosis múltiple es una enfermedad del sistema nervioso central (SNC), formado por el cerebro y la columna vertebral, se origina normalmente por un problema del sistema inmunitario que hace que ataque a las fibras nerviosas sanas y a la mielina (la sustancia que las recubre).

    ¿Qué se siente al tener un abrazo de esclerosis múltiple?

    La sensación específica puede variar de una persona a otra, pero suele sentirse como tener algo envuelto firmemente alrededor de la parte superior del cuerpo.

    La sensación más habitual es la de presión en el torso o alrededor del pecho o el abdomen. Los síntomas también pueden aparecer en las manos y los pies. La persona puede tener la sensación de llevar zapatos o guantes apretados cuando no es así.

    Las personas con EM pueden describir la sensación de forma diferente, desde cosquilleo o ardor hasta opresión o aplastamiento. Para algunas personas puede ser extremadamente doloroso y dificultar la respiración. Un abrazo de EM también puede:

    • Sentirse como una presión aguda o sorda

    • Ser temporal, crónico o esporádico

    • Mejorar al ponerse ropa holgada

    • Sentirse mejor al aplicar calor o frío

    Una persona también puede experimentar algunos de los siguientes síntomas junto con un abrazo de EM:

    • Cansancio

    • Debilidad o rigidez muscular

    • Dificultad para caminar

    • Problemas de visión

    • Entumecimiento u hormigueo

    • También pueden aparecer problemas adicionales, como cambios en la vejiga y el intestino, temblores y depresión.

    Algunas personas con EM afirman experimentar dificultad para respirar, temblores, debilidad e hinchazón, pero no está claro si estos síntomas están relacionados o tienen una causa diferente. Toda persona que experimente algún síntoma inusual debe consultar a su médico.

    Causas

    El abrazo de la esclerosis múltiple puede tener diversas causas, entre ellas se evidencian:

    Disestesia: La esclerosis múltiple daña los nervios y afecta las distintas funciones corporales y cerebrales que controla el SNC. Los primeros síntomas de la EM pueden incluir sensaciones intermitentes de hormigueo.

    Puede producirse como resultado de una alteración temporal de las células nerviosas de la médula espinal o el cerebro que transmiten información sobre las sensaciones físicas. Este daño puede impedir que estos nervios envíen mensajes.

    Espasmos musculares: Los espasmos musculares también pueden provocar un abrazo de EM. Por ejemplo, los músculos intercostales son pequeños músculos situados entre las costillas que ayudan a mover el tórax hacia dentro y hacia fuera cuando una persona respira.

    Un espasmo muscular o un pequeño movimiento involuntario pueden provocar un dolor punzante o una sensación de tirantez.

    Qué hacer

    Normalmente, si una persona ha experimentado estos síntomas antes y reconoce una reaparición, no necesitará acudir al médico. 

    Las personas con EM que experimenten la sensación de un abrazo de EM por primera vez deben ponerse en contacto con un médico e intentar explicarle cómo se siente. El médico querrá saber:

    • Cuánto tiempo ha durado

    • Si empezó repentina o gradualmente

    • Qué actividades lo mejoran o empeoran

    • Si impedía realizar las actividades habituales o dormir

    • El médico también puede preguntar qué tipo de dolor experimenta la persona. Los descriptores del dolor pueden incluir

    • Dolor agudo en los costados

    • Sensación de quemazón

    • Opresión o sensación de presión

    • Una sensación incómoda de cosquilleo

    • En ocasiones, el dolor torácico puede ser indicio de otro problema, como un infarto de miocardio. Debido a esta posibilidad, una persona debe buscar ayuda ante cualquier dolor torácico nuevo por si se indica una urgencia médica.

    Tratamiento y prevención

    El abrazo de la EM suele desaparecer sin tratamiento, pero existe medicación si la sensación es persistente o muy dolorosa.

    El tipo de medicación dependerá de si el abrazo de la EM se debe a disestesia o a espasmos musculares.

    Consejos para controlar un abrazo de EM

    Las personas pueden probar una serie de terapias caseras para controlar el abrazo de la EM. Estas técnicas son anecdóticas y no existe ninguna cura clínicamente probada para los abrazos de la EM.

    Fuente de consulta aquí

    Más noticias de Neurología